Editoriales

Mundo interior, mundo exterior

Pensamientos y perspectivas del descubridor de la LSD

Autor: Albert Hofmann

Nº de páginas: 127

Idioma: español

ISBN: 84-87403293

Editorial: La Liebre de Marzo

Para Hofmann la realidad sería la interacción entre el mundo exterior y el interior, la realidad no es pensable sin un sujeto de experiencia, sin un yo. Pero es una realidad acotada a la medida de los seres humanos. Es decir, para el autor la imagen aparentemente objetiva del mundo exterior es de hecho una imagen subjetiva. Un libro entrañable y emocionante.

Más detalles

14,00 €

Más

El mundo exterior corresponde al Universo material y energético al que pertenecemos. El mundo interior corresponde a la conciencia humana: el centro espiritual receptivo y creativo de la persona. Sólo existe un mundo exterior, pero el número de mundos interiores es tan grande como el número de individuos. Para Hofmann la realidad sería la interacción entre el mundo exterior y el interior, la realidad no es pensable sin un sujeto de experiencia, sin un yo. Pero es una realidad acotada a la medida de los seres humanos. Es decir, para el autor la imagen aparentemente objetiva del mundo exterior es de hecho una imagen subjetiva. Un libro entrañable y emocionante.

TEXTO CONTRAPORTADA:

¿Cuál es la verdadera realidad? ¿La sobria imagen del mundo del científico o la arrebatada imagen del mundo del místico?

Las experiencias místicas espontáneas o infundidas por determinadas drogas, llevaron al autor, Dr. Albert Hofmann, descubridor de la LSD, a plantearse esta pregunta. Penetró en la realidad que muestra ese problema filosófico fundamental desde una nueva perspectiva. Su respuesta a la pregunta es puesta al alcance de los lectores que no están habituados a leer textos filosóficos. A lo largo de preciosos y definitivos ensayos el autor, que no se conforma sólo con las respuestas de la ciencia, se aventura en los espacios de una reflexión que le acerca a las verdades del místico.

Hofmann propone, con la dignidad que le caracteriza, una visión de la vida en la que el espíritu y la materia no están reñidos y en la que el egoísmo humano aparece como un fruto de la ignorancia.