Editoriales

Cannabis alquimicum (2001) Ver más grande

Cannabis alquimicum (2001)

La alquimia del cáñamo

Autor: R.B. Sáncho

Nº de páginas: 158

Idioma: español

ISBN: 84-93495046

Editorial: Cáñamo Ediciones

Métodos para convertir el CBD en THC y producción de aceite al 99%. Un mito entre los “enteraos” que negaban la isomerización y siguen creyendo que es una traducción de un libro yanqui. Original, claro, con multitud de fotos a color para seguir los procesos, por ejemplo, para la obtención del acetato de THC que nos permitirá optimizar la concentración y la psicoactividad de nuestras plantas.

Más detalles

15,00 €

Más

Como indica su subtítulo, “Extracción casera de cannabinoides”, R. B. Sancho, pseudónimo de un químico inquieto y muy viajado, este libro permite mediante unos pocos y accesibles instrumentos de laboratorio más alcohol, butano, un poco de organización y mucho cuidado, mejorar los resultados de nuestra cosecha. Métodos para convertir el CBD en THC y producción de aceite al 99%. Un mito entre los “enteraos” que negaban la isomerización y siguen creyendo que es una traducción de un libro yanqui. Original, claro, con multitud de fotos a color para seguir los procesos, por ejemplo, para la obtención del acetato de THC que nos permitirá optimizar la concentración y la psicoactividad de nuestras plantas.

TEXTO CONTRAPORTADA:

En este libro el autor, que prefiere por razones evidentes permanecer en el anonimato, licenciado en Químicas, nos propone los principios elementales de una transmutación: obtener delta-9 THC, el tetrahidrocannabinol, principio activo de la planta, a partir de plantas o partes de la planta que carecen de este principio activo. Las hojas de las plantas macho son ricas en CBD (cannabidiol), siendo ésta la característica principal del cáñamo industrial. Al no ser el CBD psicoactivo, la planta de cáñamo es legal, además de se un cultivo subvencionado por la Unión Europea.

El cáñamo podría convertirse, siguiendo el método del autor, en la fuente inagotable, natural y renovable, mediante isomerización, de estos principios que poseen efecto farmacológico: CBD y THC. Con todo lo que ello supondría para simplificar y hacer más seguro el uso personal, y con más razones, racionalizar sus exactas dosificaciones para múltiples usos terapéuticos.